SE CREA LA BIBLIOTECA DE “LA MEMORIA HISTÓRICA DE ANDALUCÍA

El hombre del sacoLa justicia del terror. portada libro

El grupo “Recuperando la Memoria de la Historia Social de Andalucía” RMHSA de CGT.A ha decido crear una biblioteca específica sobre la “Memoria Histórica” que tendrá su sede en Sevilla, calle Alfonso XII, 26, local del Patrimonio Sindical Acumulado y donde está situada la Federación Provincial de la CGT de Sevilla.

Este proyecto se dio a conocer la pasada semana durante el acto de presentación del lugar que ocupará permanentemente la exposición “*Los Presos del Canal“, elaborada por RMHSA con el apoyo de la Fundación El Monte en 2002.
Se espera que *la apertura sea posible celebrarla durante el otoño del presente año*, tras la necesaria catalogación de los fondos existentes que proceden de los materiales acumulados desde la creación de RMHSA en 1998, muchos de los cuales *han sido adquiridos y/o donados por los miembros del propio grupo y de colaboradores de los diferentes proyectos llevados a cabo en estos años. De igual manera historiadores, investigadores, escritores y asociaciones memorialistas también han donado ejemplares de sus trabajos*. A destacar el importante número de publicaciones producto de investigaciones locales sobre la guerra civil y los primeros años de la dictadura franquista que han puesto, negro sobre blanco, los nombres de miles de víctimas (vivas o muertas) que hasta el momento estaban estigmatizadas en sus localidades.

También se cuenta con ejemplares de *publicaciones financiadas, o donde han colaborado económicamente, tanto el Comisariado para la Memoria Histórica como la Dirección General de la Memoria Democrática de la Junta de Andalucía, algunas Diputaciones y Ayuntamientos*, tanto de Andalucía como de otras Comunidades Autónomas (Extremadura, País Vasco, Catalunya, Galicia, etc.). Junto a los fondos bibliográficos *habrá también unas docenas de CD y/o DVD de documentales *realizados en los últimos quince años, en algunos de los cuales ha colaborado RMHSA.

Decir, por último, que en bastantes ocasiones, RMHSA de CGT.A ha venido proponiendo a la oficina del Comisario y a la Dirección General de la Memoria Democrática la creación de un archivo* donde se pongan al alcance de investigadores, historiadores y ciudadanos los fondos bibliográficos, imágenes (documentales, reportajes, etc.) así como estudios e informes sobre intervenciones fosas comunes, todo ello producto de las subvenciones públicas, al menos, desde 2006, pero hasta el momento nunca hemos recibido respuesta.

El espacio ideal donde ubicar esa *Biblioteca Pública podría ser el Cuartel de la Gavidia (antiguo cuartel general), donde además, en 2008 *la Junta de Andalucía tenía el proyecto de crear el Centro de la Memoria Histórica* de cual nunca más se supo. Ese espacio concreto se hizo famoso por ser el lugar desde donde *Queipo de Llano a través de los micrófonos de Radio Sevilla llamaba a la violación y el asesinato de los constitucionalistas y antifascistas* del momento y que lleno las cunetas y los cementerios de fosas comunes y los registros de “desaparecidos”.

Cecilio Gordillo. Coordinador

VUELVEN LOS CAZAFORTINES

FORTIFICARON PORQUE NO AVANZABAN

Meses después de los cruentos combates de julio y agosto de 1936 por la posesión del Puerto de Guadarrama (Alto del León), acceso carretero que comunica las vertientes madrileña y segoviana de la sierra, los ocupantes facciosos del paso de montaña decidieron establecer defensas permanentes.

Consolidada la línea del frente y sin posibilidad de cruzar la cadena montañosa para avanzar hacia Madrid -a causa de la tenaz resistencia presentada por las fuerzas republicanas establecidas en la población de Guadarrama-, la mentalidad ofensiva de los sublevados quedó relegada a un segundo plano, pues se imponía el planeamiento defensivo del terreno conquistado y de las posiciones militares establecidas en el mismo. Las iniciales fortificaciones de campaña, construidas de forma precaria durante las primeras semanas de la guerra civil, se reciclaron en construcciones más sólidas desplegadas por las zonas altas del puerto ocupadas por las tropas rebeldes.

En el cerro La Sevillana, al Norte del paso, la tarea de fortificación fue inmensa, ampliando y consolidándose las defensas provisionales de primera hora. Nuevas estructuras blindadas surgieron en esta altura situada en un frente que -tras los enfrentamientos del verano del 36- quedaría prácticamente inactivo, fijándose las posiciones de ambos bandos durante toda la contienda.

En ocasión anterior visitamos algunas de estas defensas: el desmochado barracón del Puesto de Mando del sector, una curiosa vivienda de forma tubular, un ruinoso puesto de tirador parapetado y un pequeño fortín camuflado. Ahora, en dos nuevos vídeos, sólo nos ocuparemos de un tipo de fortificación de abundante presencia en el cerro: el NIDO o PUESTO DE TIRADOR, del que veremos ejemplos de variada tipología durante el metraje del primer youtube. En el segundo, más corto, aparece un
ejemplar enmascarado tras grandes rocas graníticas que forman un parapeto natural, pasando desapercibido en una ladera del cerro. De hecho, no en todas las ocasiones en que hemos recorrido este sector lo hemos localizado…

Salud y rocas.

04  LA SEVILLANA   POZOS EMBOSCADOS

05 LA SEVILLANA – NIDO DE PIEDRA

DONDE DURRUTI ENCONTRO SU BALA – CAZAFORTINES

FOTO PORTADA

el-corto-verano-anarquia-vida-muerte-durruti--T-fw6BeT

ENTREGA

1 de 5

Para descargar las entregas, pincha aquí: http://www.queimadaediciones.es/cat%C3%A1logo-y-ventas/donde-durruti-encontr%C3%B3-su-bala/

19 de noviembre de 1936. Madrid soporta su treceavo día de asedio. Chulapos y chulapas de toda la vida, junto a familias forasteras huidas de pueblos tomados por los rebeldes, conviven bajo el fuego de la artillería y las bombas de la aviación fascistas. La angustia se hacina en sótanos y estaciones del Metropolitano cuando suenan las alarmas, mientras que en la superficie el aire de la ciudad bombardeada se enrarece. Se respìra el humo de las casas incendiadas y también se olfatea el temor, la chispa de miedo que puede desatar el pánico o, por contra, canalizarse en la defensa férrea que proclama la prensa y vocea la radio reiteradamente. En los ateneos, en los cuarteles, en los locales sindicales, en las casas del pueblo se encuentra la respuesta a la llamada: miles de voluntarios y voluntarias se concentran en ellos antes de dirigirse a la linea del frente, una linea muy cercana a sus domicilios, en ocasiones a pocas manzanas.

Tras numerosos intentos, las tropas rebeldes de Varela han cruzado el Manzanares hace cuatro días. El aprendiz de río, siempre objeto de bromas del vecindario de sus riberas, ha demostrado su temple ante el
invasor de la mayor urbe que lame su ridículo cauce. Parapeto durante días de los milicianos y obstáculo para legionarios y regulares, ha sido finalmente vadeado en su entrada en la capital, en el tramo donde sus aguas discurren entre el extenso parque forestal de la Casa de Campo de la orilla derecha y el barrio universitario de la opuesta.
Aguas abajo no pudieron cruzarlo. La defensa es tenaz a lo largo del curso que bordea los arrabales de una ciudad que alberga más de un millón de vidas. Pero aguas arriba han tenido éxito, donde acaba la canalización y las riberas en pendiente son transitables. Se han extendido por la orilla izquierda tras cruzar el cauce, avanzando por el campus en construcción, ocupando edificios y arrollando a sus defensores: los voluntarios internacionales del Batallón Dombrowski han caído en la Casa de Velázquez, igual suerte han corrido los anarcosindicalistas que defendían la Escuela de Ingenieros Agrónomos.
Los contraataques de los defensores de la ciudad sitiada no se han hecho esperar. La lucha se ha extendido por los pabellones de las facultades, siendo expulsados los rebeldes de Filosofía por la XI Brigada Internacional y de los edificios de Ciencias por la Columna Durruti, que ha pagado cara la gesta con cientos de bajas. Las facultades médicas también son escenario de feroces enfrentamientos, desplazándose el ataque faccioso hacia las laderas del Cerro del Pimiento, donde las fuerzas del Tercio han
ocupado la enorme mole del Hospital Clínico, máximo avance de las tropas legionarias hasta el momento.
… … … …
Éste es el contexto histórico donde ocurre el trágico suceso que llevaría a la muerte a Durruti, durante una visita de inspección al sector universitario previa a un nuevo contraataque al edificio médico (que finalmente quedaría en manos fascistas). Lo cuenta un año después el periodista ácrata Mauro Bajatierra en un artículo conmemorativo para la publicación libertaria UMBRAL, donde visita y fotografía los lugares que recorrió Buenaventura antes de ser blanco de una mortífera bala.
Hemos seguido los pasos del reportero de guerra en el trabajo de investigación que presentamos. La extensión total del mismo -más de 100 páginas y 200 imagenes- hace imprescindible su descarga por entregas.
En esta primera se encuentra el índice y la exposición de motivos, junto a otro descargable con la octava página digitalizada del ejemplar de UMBRAL que tratamos (nº 19 – noviembre de 1937). Y en sucesivas
entregas iremos completando este informe que esperamos sea de vuestro interés.
Salud y lectura.  CazaFortines

Asesinato de Esteban Palencia Gil, tesorero de la Casa del Pueblo de Tudela de Duero

El engaño y la complicidad de los genocidas que están sueltos, el indulto y el punto final a las bestias de aquel infierno.

Todo está guardado en la memoria, sueño de la vida y de la historia.

La memoria despierta para herir a los pueblos dormidos que no la dejan vivir libre como el viento.

Los desaparecidos que se buscan con el color de sus nacimientos, el hambre y la abundancia que se juntan, el mal trato con su mal recuerdo.

Todo está clavado en la memoria, espina de la vida y de la historia.

Extracto de La Memoria de León Gieco

Para conocer su historía, pincha aquí: http://www.fondation-besnard.org/spip.php?article2388

CAZAFORTINES – NUEVOS VÍDEOS PUBLICADOS.

A. León -OBSERVATORIO CAMUFLADO
Puerto de Guadarrama. Observatorio camuflado

Los enlaces a los vídeos,  al final noticia

Estimado Padre:
Espero que te encuentres bien y madre esté recuperándose de sus males en las piernas. De mis hermanos Benito y Juan espero que vayan a las escuelas ahora que toda la chiquillería puede ir a ellas a educarse. Y los mayores también, que estudiar nos hace saber más y ser libres. Hacerme llegar unas letras a través de Aniceto, el primo de la Juliana, la de la lechería, que está en mi compañía y dentro de un mes con permiso pasará por el pueblo. Os dará más noticias mías y a la vuelta me contará como os encontráis.
Por mi parte deciros que por fin nos han trasladado al frente. La instrucción nos estaba matando antes de ver al enemigo. Al igual que mis compañeros, creía que nuestro destino sería Madrid y así ha sido. Pero no en la capital, donde se respira el asedio desde que las fuerzas del Tercio y los mercenarios rifeños cruzaron el río Manzanares y tomaron el Clínico en la Ciudad Universitaria. Se diría que no sólo nos quieren quitar la vida, sino también la cultura.
Pero Madrid se defiende también en la cercana sierra y hemos acabado allí, sobre un villorrio llamado Guadarrama. Tendrías que ver estos paisajes y los vecinos del pueblo también, que estamos acostumbrados a las llanuras de trigo y los campos de cebada y nos impone (sic) las montañas.
Paso muchas horas en mi puesto de tirador, un nido hecho con roca sobre roca, como las paredes del corral de tío Julián, pero mal construido. El viento se cuela por los agujeros y a veces temo que pueda traer alguna bala fascista, pero están lejos y hasta ahora nada ha ocurrido. El barro y la lluvia es nuestro peor enemigo. A alguien se le ocurrió cavar canales de desagüe y vamos mejor.
Los rebeldes se están fortificando y no parece que tengan ganas de más jaleo. Tras el verano pasado, que segó las vidas de tantos compañeros antifascistas, todo parece más tranquilo, diría que aburrido. Los facciosos se fortifican y no se van a retirar. Nosotros igual. Y nos observamos sin fiarnos.
Desde el cerro de La Salamanca puedo verlos mejor que los chicos de ciudad destinados a mi unidad. Los años trabajando la tierra deben haberme dado mejores ojos para vigilar este horizonte nuevo para mí. Tengo al enemigo enfrente, atrincherados en un cerro que llaman Cabeza Lijar y detrás han ocupado el Alto del León, el puerto de comunica los dos lados de la sierra. Más al norte está el cerro de La Sevillana, un nombre curioso para un lugar que linda entre madrileños y segovianos. Todo es terreno fascista, que creo sube hasta la montaña más alta, que es Cueva Valiente y me han dicho que tiene dos cumbres o dos picos. Por allí sí que hay escaramuzas pero no sabemos resultado.
No voy a poder seguir escribiendo aunque me queda tinta. Es papel lo que me falta. Las tormentas de día sí día también nos calan los huesos y toda la impedimenta, incluido el poco papel que llevaba. Espero que puedas leer esta escritura tan apretada. Recordar escribir unas líneas que recogerá Aniceto para que yo sepa de vosotros. Os quiero mucho y tengo ganas de veros pronto.
Guadarrama, 28 de mayo de 1937
José García
III BRIGADA MIXTA de la 10ª DIVISIÓN
La carta nunca llegó a su destino. La censura militar iniciaba sus pasos y acabaría imponiéndose en los dos bandos. Ningún dato podía caer en manos enemigas -ni sobre el ánimo de los combatientes, ni sobre las condiciones de los puestos donde se parapetaban- por lo que las misivas familiares fueron también objeto de escrutinio. Pero esto poco debió importar al ficticio soldado trasladado desde su pueblo hasta el frente de la Sierra de Guadarrama, cuya carta nos ha servido de presentación de este lugar -Alto del León o Puerto de Guadarrama- que fue densamente fortificado por los militares sublevados.
Por el contrario, las tropas republicanas que realmente fueron destinadas a estas alturas montañosas sí se acercaron a las defensas franquistas. Dos días después de la supuesta misiva, los soldados de la III BRIGADA MIXTA de la 10ª División asaltaron las posiciones falangistas de Cabeza Lizar, en el marco de una operación militar que tuvo por objetivo la toma de Segovia. No lo consiguieron, siendo rechazados. El Puerto de Guadarrama (Alto del León) seguiría en manos fascistas y el frente quedaría estabilizado hasta el final de la contienda.
Lo que no podían imaginar las tropas republicanas era el volumen de las defensas enemigas en el puerto y su extensión por las alturas cercanas. Docenas de restos de esta ingente tarea de fortificación se encuentran aún alrededor del antiguo paso de montaña. Vamos a visitarlos en esta serie documental que comenzamos con estos 3 primeros vídeos. Te invitamos a acompañarnos en un recorrido que comienza en la cima de La Sevillana, donde las ruinas de un barracón de Estado Mayor nos sirve de inicio en una ruta que rodea el cerro por su vertiente segoviana (Oeste).
Refugios blindados, viviendas catenarias, pozos de tirador, nidos de ametralladora, trincheras y observatorios camuflados nos esperan en el corazón de un pinar que esconde las olvidadas huellas de la Guerra Civil.
Salud y MONTAÑA

Los enlaces a los vídeos son:

01 LA SEVILLANA – BARRACÓN de PUESTO DE MANDO
https://youtu.be/Z8-IeZ_hDGk

02 LA SEVILLANA – CATENARIA NORTE
https://youtu.be/pNIkAb-P5FE

03 LA SEVILLANA FORTÍN Y PUESTO DE TIRADOR NORTE
https://youtu.be/4Nw4OKRXLFI

Viernes 17, a las 23:30, en La 1 de TVE

 Versión Española estrena

‘Miel de naranjas’, de Imanol Uribe’ (2012)

Miel_de_naranjas-723406133-large

En el coloquio, moderado por Cayetana Guillén Cuervo, participan su director, Imanol Uribe, la guionista Remedios Crespo y los actores Iban Gárate y Blanca Suárez.

Inspirada en personajes reales, Miel de naranjas nos lleva a los claroscuros de una época de orden y progreso para unos y de sufrimiento y lucha clandestina para otros.

Una aproximación a los tortuosos años que siguieron a la Guerra Civil española. Una época oscura, contada en esta ocasión desde la luminosa Andalucía.

Andalucía, años cincuenta. Enrique y Carmen (Iban Gárate y Blanca Suárez) acaban de conocerse y se enamoran profundamente. Carmen consigue que él se quede a presetar el servicio militar en el juzgado de la ciudad. Enrique, a la vista de las injusticias que presencia cada día, se da cuenta de que para cambiar el rumbo de las cosas tiene que actuar. Pronto se verá involucrado en arriesgadas acciones que pondrán en peligro su vida y las de sus compañeros.

RECOMENDAMOS (como RMHSA) ESTE TRABAJO DE LA AMIGA Y COMPAÑERA REMEDIOS. EN MUCHOS DIALOGOS Y REFERENCIAS DE LA PELICULA ENCONTRAREMOS A “LOS MERINALES”, “EL CANAL DE LOS PRESOS”,

En los agradecimientos del guión de la película recientemente editado por Circulo Rojo hace mención a www.todoslosnombres.org, a CGT.A, a Francisco Espinosa Maestre, Gonzalo Acosta Bono, al recordado compañero Leopoldo Iglesias Macarro y a su hijo Pepe y otros. Gracias, Remedios.

PROYECCIÓN EN LA MALATESTA – calle Jesús y María, 24 (Madrid) – Metro Tirso Molina

viernes 19 septiembre 2014, 19:30h.

Proyección de Mika y presentación de: Mi guerra de España

Proyección del documental Mika de Fito Pochat, Javier Olivera.

Mika Etchebéhère y su marido. Hipólito fueron testigos de acontecimientos que cambiaron el curso de la historia del siglo XX.
«Militantes marxistas nacidos en Argentina, a fines de la década del 20 emprenden un largo viaje en busca de la revolución que los lleva a recorrer la Patagonia argentina, Berlín y París. Finalmente la encuentran en Madrid, cuando el 18 de julio de 1936 estalla la Guerra Civil Española. Mika pasa de ser la mujer de un líder a convertirse en la única mujer con grado de capitana de las fuerzas republicanas. La lucha desigual pone a prueba sus valores y compromiso con aquello que soñaron en sus años de juventud.»

Argentina, 2013. Duración: 78 min.


Presentación del libro Mi guerra de España de Mika Etchebéhère

La autora buscaba desde hacía mucho tiempo, quizá desde siempre, un lugar donde hacer realidad sus ansias de lucha y cambio social, y lo encontró en las trincheras de un país en guerra. Se unió a las miles de personas que recorrían el territorio de la esperanza atravesado por la muerte y el miedo. Vivió el día a día de los asedios, el hambre y la miseria de la contienda; pero también la solidaridad y la alegría de saber que su esfuerzo podía transformar el mundo.
[…] vinimos a buscar en España lo que creímos hallar en Berlín en el mes de octubre de 1932: la voluntad de la clase obrera de luchar contra las fuerzas de la reacción que se volcaban en el fascismo.
Mi guerra de España es el relato de una mujer que asume, con dudas y contradicciones, un papel que no le estaba reservado a ninguna: convertirse en capitana de una columna de milicianos del POUM. Su narración –directa, sincera y humilde– nos transporta a un pasado en el que no podemos dejar de mirarnos.

Cambalache, Oviedo 2014. 510 págs. 21×16 cm.

en LaMalatesta, c/Jesús y María nº24 de Madrid

-Entrada libre-

——————————–
LaMalatesta
c/Jesús y María, 24
28012, Madrid. Tlf. 915391007